Redes sociales

Total: 62559

 

¿Hola? ¿Estás ahí? ¿Puedes oírme?
 
De pronto el cielo se oscureció, las luces se apagaron y yo perdí el brillo de tus ojos. Se escuchaban pasos, un escalofrío recorrió mi espalda y tú simplemente mantuviste tu mano aferrada a la mía. Un grito. Me estremecí. Tu mano cada vez era más fría y tenía miedo. Pero tú seguías el mismo modo, sin apretar más la mano o soltarla. Una risa diabólica rompió el silencio de la repentina noche. Tu mano se separó de la mía. Grité, corrí y huí hacia donde habías desaparecido. 
 
Las luces se encendieron. No estabas. El cielo seguía oscuro. Miré a mi alrededor. Ni rastro de tí. ¿Dónde estás? Grité a la noche. Un crujido respondió. Me giré. Nada. Absolutamente nada. Grité. La soledad me corrompía y partía mi alma en pequeños trocitos. ¿Dónde estás? Volví a gritar a la noche. Esta vez no hubo respuesta. Me senté en el suelo terroso. Una gota cayó en mi rodilla. Otra gota. Y otra más. Lluvia. El agua mojó mi pelo y mi cara, pero yo seguía inexpresiva.
 
Alcé la mirada al cielo. Las luces se volvieron a apagar. Y un aullido de lobo retocó el ambiente. De nuevo los pasos. Ahora estaba sola. ¿Qué debía hacer? Me levanté y lancé un puñetazo al aire. Acerté. Las luces se volvieron a encender y reconocí su rostro. Ella. Tan sólo ella y yo en ese lugar insólito. ¿Por qué ella? Y peor aún ¿qué hacía aquí ella? Cogió mi puño y sonrió. Sonreí. Aunque por dentro seguía sin confiar en ella. Habían dudas y dudas que la acusaban de mil cosas. Bajé mi puño y miré al suelo. Ella levemente torció su cabeza y sonrió. ¿Te ocurre algo? dijo sonriente. 
 
De nuevo las luces se volvieron a apagar y esta vez la lluvia acompañó a la oscuridad. Ya no la sentía. ¡Música! grité. Pero no vino nadie. De nuevo pasos y un crujido. La lluvia me desconcertaba y relajaba a la vez. Una mano cogió mi brazo y me lanzó lejos. Tragué tierra al caer. Me levanté y dejé a la lluvia limpiarme la cara. Luces de nuevo. ¿Qué era aquello? ¿Por qué me empujó? Grité de nuevo hacia donde estaba. Percibí una sonrisa. Un crujido resquebrajó el suelo. Caí. Golpe. Susto. Despertar
 
Nématos
¿Hola? ¿Estás ahí? ¿Puedes oírme?
 
e-max.it: your social media marketing partner

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscar

Contacta con nosotros

Escuchanos en directoo

Escúchanos desde la zona de incertidumbre los viernes de 22:00 a 01:00 (hora española)

 

 

CORREO
correo
@
conversacionesconunvampiro.com

 

Recomendados

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image

Nuestro Twitter

Visitor counter, Heat Map, Conversion tracking, Search Rank