Últimos mordiscos

  • Julia Hp
  • Nimue Silverwolf
  • Kao Lancharro
  • Mia Warcryna
  • image
  • Inddia
00757541
Hoy
ayer
Esta Semana
Sem. Anterior
Mensual
Mes anterior
Total
533
1066
3769
620849
36246
50162
757541
Tu IP: 3.234.254.115
22-10-2020 11:35

ESTO NUNCA VOLVERA A OCURRIR… ¿OK?,  (Aprender de nuestros errores)

 

Dice un antiguo proverbio chino que un amigo encontró en una galleta de la suerte japonesa servida por un camarero vietnamita dueño del restaurante tailandés “Ponferrada”, situado en las afueras de Ulán Bator (Mongolia):

“…Si me engañas una vez deshonra para ti, si me engañas dos veces deshonra para mi…”

Esta sencilla frase, a la cual yo, siempre suelo añadir, “…Y también deshonra sobre tu vaca…”, (para hacerla más contundente y a la vez divertida), podría ilustrar perfectamente uno de los aspectos que tocaremos en esta ocasión.

 

Pero supongo que quedará más claro para todos si os explico que más allá de lo que pudiera derivarse del texto,, lo verdaderamente importante de la anécdota es que al día siguiente, a mi amigo Javier, el recuerdo de lo escrito en la galleta, (acompañado de un muy desagradable ardor de estómago y unas persistentes diarreas), le trajo a la cabeza, que definitivamente, pedir en según qué restaurantes, "hambulguesas del demonio... Licas, licas, muy licas", y creer que vas a disfrutar de una deliciosa y original receta de fusión, puede resultar no solo incómodo para el paladar y de una ingenuidad manifiesta, sino hasta realmente peligroso para la salud.

 

Sobre todo, cuando angustiosamente sentado en el baño, mientras tu vida parece pasar rápidamente ante tus ojos, recuerdas que cada vez que cenas en ese mismo local te ocurre exactamente lo mismo...

 

Ya está, me prometí que no volvería a alargarme tanto y…  ¡ZAS!, esta vez no un cuento sino dos.

 

 Porque la verdad, esto me recuerda tanto a la anécdota de Narcisa y Primitivo…

Narcisa y Primitivo eran una pareja peculiar, ella tenía 30 años cuando decidieron salir juntos, y para los usos y costumbres conservadoras de su pequeño pueblo natal, Colmenar del Kalashnikov, situado entre las Hurdes y las Batuecas, era una solterona ya que "aún no había catado varón".

Por otro lado Primitivo era.. ¡Pues eso!, ¡Vamos que no le habían puesto el nombre por casualidad!, un chico de 25 años poco agraciado, de modales toscos y no muy dado a la lectura y al pensamiento filosófico, eso sí... nadie más noble y lleno de amor por la naturaleza y los animales que el en todo el pueblo de Horcajo de la Motomayor. Como así lo podía atestiguar el rebaño de cabras que pastoreaba, a las que amaba con pasión... un día sí y otro también.

El futuro de la moza era una preocupación para sus siete hermanos mayores, (¡no... no eran enanos joder!, esto no es una versión rara de Blancanieves), que procuraban sacarla de paseo en las fiestas patronales de las aldeas y pueblos cercanos, para que luciera sus encantos y suscitara la admiración de los mozos más aguerridos , con el fin de matrimoniarla de una vez, lamentablemente sin demasiado éxito.

Quiso sin embargo el destino, la influencia de Cupido, o la más absurda casualidad, (¡vayan ustedes a saber!), que durante las ferias anuales del queso de Colmenar del Kalashnikov, Primitivo, que a la sazón se encontraba en el mercado intentando colocar una partida de “requesón añejo" que su padre y abuelo habían almacenado en una cueva durante setenta años y que él había heredado como parte de su legado familiar... Una antigua y oscura historia de traiciones familiares entre primos enfrentados al más puro estilo Macbeth que desgraciadamente no tuvo buen final cuando... ¡STOP!, que me estoy yendo del tema, recapitulemos.

Como decía, Primitivo estaba en el mercado y quiso el destino que se encontrará con Paulino, el mayor de todos los hermanos de Narcisa, quien pretendía comprar parte de su mercancía.

Antes de ir más adelante, deberían saber vuesas mercedes lo que supone el queso curado para los habitantes de las pedanías cercanas a los dos pueblos de la historia. Digámoslo así, ese producto lácteo es como el uranio para ellos, y dentro de sus diversos tipos el "requesón añejo", sería como ese pequeño porcentaje del mineral que tiene usos militares, es decir, no solo caro, sino además poco frecuente, ya que posee propiedades únicas. Se dice de él que su perfume singularmente denso y pungente podría haber enviado a casa de nuevo en un solo día a los "mil barcos que botó el rostro de Helena de Troya", y parafraseando a Terry Pratchett os diría que es el mejor de los alimentos para el viajero a pie... ya que aunque  el pan de los elfos llamado lembas te nutre por varios días, si en lugar de él, llevas en el zurrón un trozo aunque sea pequeño de "requesón añejo", te bastara con sacarlo del morral, desenvolverlo, mirarlo y quizás incluso olerlo un poco, para que se te quite el hambre por semanas, lo cual es una gran ventaja se mire como se mire.

Pero volvamos al hilo de la cuestión que me estoy desviando mucho.

 

Paulino y Primitivo estaban haciendo tratos, y en un momento dado, el vendedor, manifestó lo triste y difícil que era la vida para un hombre soltero.

Al hermano de Narcisa, se le ilumino la cara al pensar que el tratante de quesos podría ser un buen “apaño” para la moza, ya que a todas luces  estaba realmente “forrado”, por lo que supuestamente "para poder charlar mejor", lo invitó a comer en su casa.

Allí fue donde Paulino vio a Narcisa por primera vez... y el corazón le dio un vuelco, (normalmente esto debería tener de fondo musical el tema principal de el guardaespaldas o algo así, pero para ser sincero es más adecuado que suene una jota extremeña con mucho repiqueteo de cuchara sobre botella de anís vacía), allí estaba ella...

Vestida de negro desde las puntas metálicas de sus botas reforzadas, que asomaban tímidamente bajo la larga e informe falda de arpillera, hasta la toca negra cual capuchón que escondía sus escasos y quebradizos cabellos color mugre, y enmarcaba un rostro de piel bronceada con preciosos ojos porcinos bajo pobladas cejas como aleros de cabaña, Narcisa era un alivio no solo para los que podían evitar contemplar mucho rato su sonrisa amarilla y despareja, velada por el sensual y grácil matojo de pelusa bajo su nariz,  sino una bendición  para los oídos que dejaban de escuchar su voz dulce cual quejumbrosa motosierra oxidada... una especie de fusión de un 50% islamista con burka blindado, con otro 50% de ninja extremeño.

Se acercó a ellos con la agilidad de un carro de asalto exhibiendo su constitución grácil cual levantadora de  pesos de la Unión Soviética. Trayendo en su mano izquierda, apoyado sobre el hombro con gracia florentina un azadón capaz de descabezar un buey, mientras que de su derecha, colgaba un perol con el fondo aun incandescente que había recogido de la chimenea y que hacía que los preciosos callos de su mano desprendieran una dulce fragancia a cuerno quemado.

Depósito la olla sobre la mesa provocando que los tablones de la misma ardieran, y después de apagarlos de varias palmadas procedió a servirles unos cuencos de un aromático engrudo grisáceo donde se podían apreciar ricos trocitos de entrañas no identificadas. Paulino dándole al pastor una cuchara de madera le urgió a que comiera lo que llamó "guisote portugués"... ¡vayan ustedes a saber porque!

Horas después todo había sido acordado, el quesero había hablado con el hermano de la moza de la dote, la casa donde vivirían, y hasta los términos del cortejo que deberían ser totalmente tradicionales.

Y así fue, a partir de ese día Primitivo bajaba del monte un par de veces cada semana, para ir a ver a Narcisa, "aparcaba" su rebaño en el campo de la familia de ella, y acompañado por una de sus cabras que hacía de "carabina" se encontraba con "su amor" en la plaza del pueblo, donde esta cosía sentada en un portal escoltada por un grupo de viudas viejas que "velaban por su honra", hay que mencionar que las acompañantes iban vestidas con innumerables  capas de ropa de un negro tan profundo que haría que en comparación una monja de clausura pareciera una "stripper".

Y entonces empezaba el galante del novio hacia la novia, Él se acercaba lo más posible a ella para intentar pellizcar, toquetear o acariciar algo de su amada, o incluso "arrimar la cebolleta", hasta que ella se enfadan y salía en su persecución arrancando chispas de los adoquines con los clavos de sus botas intentando pincharle en los testículos con una aguja de coser sacos, mientras que las viejas riendo como gallinas sacaban los instrumentos (botellas de anís vacías, turutas, tamboriles, y hasta un flautín), y les cantaban una procaz cancioncilla con estrofas tan memorables como "...corre corre que te pilla el gocho / corre corre que te come el ch****...", o también  "...no eres de mi pueblo, no eres de mi raza / eres extranjero, vete pa tu casa...".

Y fueron pasando los meses y la familia de Narcisa estaba más  presente en la pequeña industria de Primitivo, mientras que este seguía el traumático coqueteo con su amada. Y la primavera sustituyo al invierno, y mientras las vacas en flor perfumaban los campos con sus secreciones, he aquí que llegó el tan esperado día de la boda.

El "Tío Mamerto", sacerdote titular de la región oficio la ceremonia en la iglesia a la que pertenecía la novia, y en el enlace estuvo presente prácticamente todo el personal de ambos pueblos, (los mozos de ambos municipios habían firmado una tregua obligados por la Guardia Civil), con lo que familiares que hacía años que no se hablaban tuvieron la ocasión de volver a pelearse de nuevo, (ya sabéis como es el tema de la consanguinidad y la endogamia en según qué zonas), se bebió... mucho, se comió... más que en un banquete de Astérix, (hasta diecisiete tipos de platos de cochinillo), se bebió... mas , los mozos de ambos pueblos "mantearon" a Primitivo hasta que vomitó... y luego siguieron manteándolo hasta que volvió a vomitar dos veces más, se volvió a beber... aún más, Paulino que hacía de padrino intentó cepillarse a la dama de honor en el huerto del "Tío Cirilo", (Y este casi le arranca la cabeza de una perdigonada porque creía que le estaban robando los melones), se terminó con los últimos restos del alcohol que quedaban,  (bendita barra libre), y hasta se bailó el "Francis the chocolatier" como manda la tradición.

 

El nuevo matrimonio se fue a casa para consumar el vínculo, al llegar ella cogió en brazos a Primitivo y lo paso por la puerta porque como suele decirse "trae suerte". Bueno, supongo que se la da a todos excepto al novio, que casi se deja los empastes en el marco cuando su "dulce ninfa" intentó hacerlo pasar si o si a través del hueco completamente atravesado, (Si es lo que yo digo, hay que invertir más en esos juguetes de parvulario donde hay que meter un triángulo por un agujero triangular, un cuadrado por un agujero cuadrado... etc.), en fin el caso es que mientras Narcisa se ponía su camisón de bodas de franela reforzada, Primitivo se metió en cama para esperarla.

 

Ella apareció en la puerta de la habitación, desbordando sensualidad por todos sus poros como una gorila en celo.

Y de pronto...

Una  imagen nauseabunda asalto sus retinas...

Su marido la esperaba desnudo en la cama junto con Rosita... ¡su cabra favorita!.

No lo podía creer... y lo peor era que ¡LA MUY ZORRA LLEVABA PUESTO UN CAMISON DE COLOR ROJO, Y SIN EMBARGO A ELLA JAMÁS LE HABÍA REGALADO ALGO ASI!

La vena de la frente de Narcisa se hinchó como una manguera de bomberos a medida que su furia crecía, y su mandíbula se adelantó tan endurecida que se podrían haber partido nueces con ella.

Sin atender a las explicación de su cónyuge los cogió a los dos por las orejas, y los saco de casa a puntapiés, finalmente, Primitivo y su cabra tuvieron que pasar la noche desnudos en el corral de la casa, esperado poder arreglar el tema cuando se hiciera de día.

Sin embargo la cosa no mejoró, a primera hora de la mañana el novio desahuciado recibió  la visita de un Paulino muy malhumorado por la resaca y el polvo fallido, que acompañado por el sacerdote y el cabo de la Guardia Civil, le comunicó que debido a sus actos aberrantes, el matrimonio se iba a dar por nulo, y que su empresa se la iba a quedar su ex mujer en concepto de daños morales y perjuicios, y que a él le iba a tocar hacerse cargo de todos los gastos de la ceremonia.

De nada sirvieron los intentos de explicar el incidente del protagonista, lo echaron del pueblo a cajas destempladas junto con su rebaño y tuvo que volver a Colmenar del Kalashnikov donde aún hoy sigue pagando as deudas de su tropezón con su trabajo diario, mientras busca una "buena mujer" que lo acepte a él y a Rosita.

Mientras tanto Narcisa dejo en manos de sus hermanos la dirección general de la empresa de quesos, (que con el tiempo llego a ser una multinacional llamada "Narcisa-Cabrero"), y se fue a vivir a la capital, donde acabo casándose con un taxista al que felizmente le da toda la mala vida que no pudo darle a Paulino...

La conclusión es que ambos eventualmente volverán a tropezar.

Quien tenga ojos que escuche...

 

No vamos a intentar cuestionara nadie por tropezar dos, tres, o quinientas dieciocho veces con el mismo tema, ya que hay ocasiones en las que puede haber incluso un componente masoquista en tales conductas, y líbrenos Satán de criticar a nadie por aquello que les aporta algún tipo de placer… aunque sea discutible.

 

Lo que si es necesario dejar claro es el “¡NO ME LLORES IMBÉCIL!” que hay que decirles bien fuerte y en la cara cuando est@s payas@s vengan a contarte lo mal que lo están pasando por sus errores, ya sea para que se los soluciones, les prestes dinero, o les des palmaditas en la espalda diciéndoles lo crueles que son la vida y el mundo, reconfortándoles y consolándoles por no haber hecho caso de las mil y una advertencias y haber tirado su vida por el retrete.

 

No intento decir con ello que no se pueda ayudar a quien tropieza, pero, a los multireincidentes que por un lado se ofenden cuando les adviertes de lo que ves venir porque ya conoces sus conductas, y que luego cuando sucede lo obvio vienen lloriqueando y diciendo “… no me imaginaba que iba a pasar esto, es que no lo vi venir…”, para esos… ¡No hay clemencia para los idiotas!

 

¿O creéis qué debemos dejar que nos usen como paño de lágrimas toda la vida…?, el sábado podéis intentar convencernos… pero os aviso, no será fácil.

 

Y me voy a despedir dejándonos una canción de uno de los mejores filósofos de toda la historia, que resume el concepto perfectamente.

 

 

ESPACIO PUBLICITARIO PATROCINADO POR:

 

 

SI HAY UN MOTIVO QUE JUSTIFIQUE EL TROPEZAR SIEMPRE CON LA MISMA PIEDRA, ESE ES QUE ACCEDAIS A NUESTRA PAGINA WEB www.conversacionesconunvampiro.com DESDE LAS 23:00 h. A LAS 01:00 h. (HORA ESPAÑOLA) DEL PROXIMO SABADO NOCHE Y PULSEIS EL BOTON DE ENLACE SEMANA.

 

ESO... SE LLAMA BUEN GUSTO.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acceso

Encuentrador

Recomendados

  • Pensamientos de una Vampira
  • image
  • Lunagris Fotografía

Contacta con nosotros

 

Escúchanos desde la zona de incertidumbre los Sábados de 23:00 a 01:00 (hora española)

 

whatsappccuvpeq4

 

CORREO
correo
@
conversacionesconunvampiro.com