YO QUIERO TENER UN BILLON DE AMIGOS… ¿O QUIZÁS NO?  (Amistades y conocidos)

 

“Yo quiero tener un millón de amigos / Y asi mas fuerte poder cantar… / Yo quiero tener un millón de amigos / Y asi mas fuerte poder cantar…”

 

Esto trinaba como un pájaro enjaulado el brasileño Roberto Carlos, (No… definitivamente no estoy hablando del futbolista “rompetibias” del mismo nombre), alla por el año 1975, una verdadera oda al poder de la música y la amistad.

 

Pero, la verdad es que no todo es como parece…

 

Odio ponerme muy “cachitos de hierro y cromo”, y como lo mío, ni es la nostalgia, ni tampoco la metalurgia experimental, (aunque a veces intente emular a nuestro querido Doug Marcaida), no me cabe la menor duda de que si se lanzara en la actualidad, ese gran “hit” de la música popular habría acabado sonando asi, en un enfoque mucho más acorde con los tiempos que nos ha tocado vivir…

 

“Yo quiero tener un billón de amigos / Y asi mas fuerte poder twittear… / Yo quiero tener un billón de amigos / Y asi mas fuerte poder twittear…”

 

La sabiduría popular está llena de refranes y citas sobre la amistad, y casi todas tienen un denominador común, la imperiosa necesidad de tener muy claro como es una persona antes de elevarla a la categoría de amigo, porque de otra manera, luego vas a ser decepcionado/traicionado por culpa de abrir tu circulo más íntimo a gente que al igual sin siquiera mala intención, va a reaccionar de una forma distinta a la que tú estabas esperando, y va a dejarte literalmente “con el culo al aire”.

 

Y sé que puede parecer que la “amistad”, es un tema recurrente en nuestros programas, pero no es asi, lo que ocurre es que por más que el género humano quiera ser vanguardista, e  innovar abrazando las últimas tendencias de moda y pensamiento, la realidad es muy terca, y nos obliga a tener que acabar admitiendo que en esta realidad ya está casi todo inventado, y que lo que a los más jóvenes les pueda parecer algo innovador, es en realidad y como dicen los abuelos “el descubrimiento de la gaseosa”, o sea algo a lo que solo se le ha cambiado el nombre por otro más “cool”, y por ello nos vemos forzados a volver a analizar el concepto una y otra vez intentando abordarlo desde perspectivas distintas.

 

Y es que si rascamos un poquito… igual no os gusta lo que podamos encontrar, y mucho menos os apetece enfrentarlo, porque, (y aquí voy a marcarme un “PabloIglesias”), “…La amistad es oscura y alberga horrores…”

 

 

¿De verdad queremos ser amigos de todo el mundo…?, si no estáis seguros de decir que si, entonces deberíais replantearos por qué aceptáis todas esas propuestas de amistad en las redes sociales de personas que ni siquiera conocéis… ¿será por dar una imagen ideal sobre vuestro carisma y éxito?, ¿quizás por crearos una imagen cosmopolita de tolerancia que para nada es real?, ¿o puede que por no sentiros como fracasados sociales que vegetan solos y aislados?, vaya por delante que según un estudio de la prestigiosa Ansted University (Islas Vírgenes Británicas), aquellos que más se las dan de “antisociales”, tienden a ser frecuentemente los que más “posturean”, llenando sus redes sociales de seres con los cuales la mayor parte de las veces apenas tienen nada en común.

 

Y sí, hay que reconocer que a todos nos gusta en principio que nuestras páginas estén cuajadas de gente que alaba, jalea y vitorea nuestros comentarios de buena mañana sobre lo bordes que somos antes del primer café, lo rico que pinta eso que nos estamos comiendo, lo buen@ que esta ese/esa “chulaz@” con quien nos enrollamos la última noche, (pre-pandemia), o lo monísimo de la muerte que es ese gatito/perrito que encontramos en Tik Tok, y que hace esas movidas tan divertidas…

 

Pero luego… cae la oscuridad, y regresamos a nuestras miserables existencias ante la “play”, y entre cervezas y ganchitos a lo peor nos planteamos que, si en alguna ocasión tuviéramos una urgencia, cuántos de esos miles de fieles “followers” vendría a echarnos una mano, o cuantos en cambio crearían una recogida de firmas en change.org  apoyándonos, para en realidad, seguir cosechando notoriedad ellos mismos a costa de nuestra desgracia.

 

Pero… ¿se puede vivir sin relacionarse con la gente?, o es imprescindible coleccionar “contactos” como quien caza pokemon para tener una mínima interacción social?, y si es realmente necesario tener amistades, ¿Qué posibilidades de éxito tendría una agencia de alquiler de amigos…?

 

Estas y otras cuestiones parecidas podréis debatirlas con nosotros el próximo sábado a la hora de siempre.

 

Y ahora os dejo con una preciosa canción que habla de la verdadera amistad.

 

 

 

 

ESPACIO PUBLICITARIO PATROCINADO POR:

 

 

¿PARA QUE QUEREIS AMIGOS TENIENDO GLORIOSOS ENEMIGOS?, SI QUEREIS AVERIGUARLO SOLO TENDREIS QUE ENTRAR EN NUESTRA PAGINA WEB www.conversacionesconunvampiro.com EL PROXIMO SABADO NOCHE DESDE LAS 23:00 h. A LAS 01:00 h. (HORA ESPAÑOLA) Y ACCIONAR EL BOTON DE ENLACE PARA ESCUCHARNOS.

 

¿QUIEN TIENE UN AMIGO… REALMENTE TIENE UN TESORO…?

 

 

Encuentrador

Contacta con nosotros

 

Escúchanos desde la zona de incertidumbre los Sábados de 23:00 a 01:00 (hora española)

 

whatsappccuvpeq4

 

CORREO
correo
@
conversacionesconunvampiro.com