Últimos mordiscos

  • Kao Lancharro
  • image
  • Julia Hp
  • Nimue Silverwolf
  • Mia Warcryna
  • Inddia
00708484
Hoy
ayer
Esta Semana
Sem. Anterior
Mensual
Mes anterior
Total
656
1510
3864
569070
37351
41339
708484
Tu IP: 3.92.74.105
23-09-2020 05:11

¿EL SEXO, SOLO ES SUCIO SI SE HACE BIEN…?, (Sexo con y sin amor)

ÉL- Nos acostaremos cuando los dos estemos listos, tiene que ser algo perfecto, quiero que sea en la época, el momento y el lugar justo.

 

ELLA- No es un lanzamiento espacial, solo es sexo…

 

(“AMERICAN PIE”-Paul Weltz & Chris Weltz-1999)

 

Resulta paradójico que en pleno 2020, cuando según “BLADE RUNNER” los automóviles deberían viajar por carriles en el cielo, la lluvia acida caer desde las nubes y los androides ser prácticamente indistinguibles del ser humano, el tema del sexo, sea lo suficientemente polémico como para merecer un programa de radio…

 

Voy a aplicar un criterio masturbatorio, y a citar algo que yo mismo escribí en esa ocasión:

 

“…El sexo no debería ser malo, no debería causarnos morbo hablar de él, no debería ser algo penoso, no debería ser algo ajeno a nuestra vida, el sexo es parte de nosotr@s y nos guste más o menos actualmente mueve al mundo, es usado para vendernos cualquier producto e incluso la idea de lo que deberíamos ser o como deberíamos lucir. El sexo, nos guste o no, mueve al mundo porque nos mueve a nosotros, entonces porque verlo de una forma extraña y como si fuera malo, cuando simplemente es parte de nuestra naturaleza, y de quienes somos…”

 

Esto lo decía en la presentación de un programa que hicimos en diciembre de 2016, y resulta tremendamente curioso como en casi cuatro años pueden a la vez cambiar tantas cosas, y sin embargo seguir siendo todo lo mismo.

 

Es incuestionable que el sexo sigue estando lejos de ser un tema natural, algo de lo que puede hablarse sin demasiados problemas y sin tomar medidas extremas para evitar hipersensibilizaciones, sigue siendo un asunto que levanta una inmensa cantidad de polémica, no solo entre los usuarios que están convencidos de que contemplarlo fuera del  contexto reproductivo/matrimonial es algo que está mal, sino también entre los más mundanos que bajo el pretexto precisamente de una naturalidad mal entendida, toman al respecto una posición desinhibida, (que realmente no es ni natural ni asumida), que les lleva a sobre representar la posición del sexo en su vida diaria.

 

Con todo mi respeto hacia las diferentes formas de entender la sexualidad que pueblan esta pequeña y patética bola de barro que viaja a toda velocidad por el inmenso espacio camino a su aniquilación, es hora de que tengamos una aproximación natural a lo que el sexo se refiere. Una en la que no sea algo morboso, ajeno a nosotros, malo o inmoral, y que por el contrario sea una parte de nuestra vida no forzada en la que lo entendamos, primero como una necesidad física, luego como un placer y finalmente una forma de conexión con una o varias personas especiales (según tendencias), en nuestra realidad cotidiana.

 

Estoy convencido de que se debería abordar las necesidades sexuales con una aproximación mucho más relajada, para que hombres y mujeres entendamos esta etapa como algo natural, pero sin “pasarnos de frenada”, simplemente porque nuestras propias inseguridades nos lleven a intentar proyectar hacia los demás, que somos “muy liberales”, para que no nos juzguen como “conservadores”.

 

Y así, en vez de promover el “perreo” en niñ@s como ejercicio de baile, o sobresaturar de información a preadolescentes bajo la premisa de que “asuman con naturalidad su sexualidad”, quizás, solo quizás, deberíamos formarles con neutralidad e inteligencia emocional, para que cuando tengan que elegir como quieren vivir su sexualidad , lo hagan porque verdaderamente lo sientan en su interior, y no deslumbrad@s por las brillantes lucecitas de una supuesta aceptación y/o popularidad entre los demás, lucecitas, que además, en la vida real, muchas veces son menos brillantes, y acaban dejando un regusto amargo en el  paladar.

 

Oigan, que, a lo mejor, resulta que lo de ser parte de una nueva revolución sexual, no es verdad, y que solo somos seres comunes y corrientes, y no seres fluidos de base hidrogenada, helicópteros de combate “apache”, o dragones dorados de nivel 40…  Y, yo me pregunto lo siguiente, en ese caso, si una mañana nos levantamos y descubrimos que todo esto no era más que otro “paripé” para tenernos a todos “entontunaos” …  ¿de verdad sería tan horrendo, y desearíamos cortarnos las venas en zigzag, o simplemente seguiríamos adelante con nuestras vidas?

 

 

Pero veamos otros aspectos del sexo que causan controversia, con esta ola de llamémosle “liberalismo”, se ha exacerbado la “cultura del hedonismo”, y hoy en día no es ya que se hable de sexo con libertad en todos los ámbitos, sino que, por un motivo u otro, el sexo está siempre presente tanto en las conversaciones más banales, como en muchísimos de los aspectos de la vida diaria, con una relevancia que quizás, (y es solo una opinión personal), está sobrevalorada.

 

Hubo un tiempo, en el que el sexo se tomaba en consideración como algo sucio, que debía de ser ocultado, y de naturaleza diabólica. Afortunadamente, las mentalidades fueron cambiando, y poco a poco, el personal fue admitiendo que la sexualidad no era algo malo, ni mucho menos, y que había mucho más, que obtener de ella que simple reproducción, no obstante, en el afán de dejar atrás este tipo de situaciones quizás hayamos ido más allá de lo deseable.

 

Obviamente la progresiva liberación de los tabúes impuestos por la sociedad afecta a nuestro día a día, pero no siempre es para mejor, de hecho, podríamos decir sin peligro a equivocarnos demasiado, que todo se relativiza si consideramos el entorno en el que se aplica.

 

Pongamos por ejemplo, a un habitante de la República Popular de Zeremethevo, donde las temperaturas habitualmente nunca suben de los 17 grados bajo cero, el, que deje de considerarse delito el  practicar sexo desnudo en un aparcamiento público, es poco menos que irrelevante, tanto como lo sería para un nativo de la Tribu Yapyap de Nueva Bélgica del Oeste, (pero poquito),  en el archipiélago de las Islas Noteveo, que dejara de ser algo prohibido que las mujeres llevaran velo y condujeran vehículos a motor… mayormente porque allí van todos en cueros y nunca han visto un automóvil.

 

Por un lado, por religión, orientación, o formación, parece que está mal hablar de sexo, o siquiera mencionarlo, y por otro lado incluso los niños de nuestra sociedad están expuestos a una sobre sexualización que resulta preocupante, no sé si os pasa, pero cada vez que entro a Facebook y veo actualizaciones, ocho de cada diez se relacionan con el sexo y/o la lujuria de una manera u otra, de hecho hacer declaraciones incendiarias sobre gozo y placer parece ser obligado, ya que si no pareces estar reprimid@... pues no sé, no es que esto me escandalice, pero si me hace pensar que ahora cuenta mucho más dar imagen de desinhibición, que disfrutar de  la vida intensamente y el sexo está llegando a todos, a cualquier edad.

 

En general hemos llegado a un punto extraño en el que gente de círculos que por tradición eran más bien cerrados, como los practicantes de BDSM, se han visto de pronto “catapultados al estrellato”, por culpa de engendros como “50 sombras de Grey” y similares, pasando en un muy corto espacio de tiempo de ser “unos pervertidos sin alma al margen de la sexualidad normal”, (si es que eso existe), a ser una especie de héroes populares que están “en la cresta de la ola”, que tienen la estética más molona del mundo mundial, y que representan todo aquello que  es iconoclasta y rompedor.

 

Y bastante de esa gente no lo lleva demasiado bien, algunos odian esta notoriedad forzada en la que se han puesto sus tendencias, ya que gente por ejemplo que practicaban shibari desde hace años sin llegar a considerarse ni mucho menos maestros, se han encontrado con que recién llegados a este mundillo se les presentaban como atadores expertos e intentaban incluso venderles cursos. Y no hablemos ya de la irrupción en escena de un nuevo tipo de “bdsemeros”, que en general, son todos muy modernos, muy progres, muy desinhibidos, saben de todo y se permiten decirle a gente que lleva en esto décadas que están obsolet@s. Estos son los llamados “kinks”, que hacen suyo el término inglés para “sexo alternativo”, pero a la vez algunos lo deforman, dándole un significado más “golfo” asociándolo a lo que aquí conocemos como “cultura canalla”.

 

Le han añadido una “K” a BDSM transformándolo en BDSMK y están convencidos de que los que practicaban estas disciplinas antes de que ellos llegaran, (a los que llaman “vieja escuela”), son una panda de trogloditas machistas que no saben nada, básicamente la batalla generacional de toda la vida.

 

Luego está el tema de los géneros y las identidades…  No hablamos solamente de consideración y respeto hacia el sexo homosexual en todas sus facetas, ni a la aceptación de este como una opción totalmente normalizada, sino también como no, de esa corriente sobre todo entre los más jóvenes a auto nombrarse bisexuales, polisexuales, de sexo fluido, no binarios, grisexuales,  metachirimbolicos, dextrógiros o levógiros, que sea porque se encuadran en movimientos o modas que contemplan dichas opciones como algo intrínseco con sus ideas, o bien porque consideran que dichas opciones son más “cool” y modernas,  están íntimamente convencidos que comportándose como si fueran un Marilyn Manson de plastilina, o una Dita Von Teese de cartón piedra van a tener la aceptación social que no logran por otros lados…

 

Además también es importante el tema del cliché de la imagen insana, que parece que siempre trae aparejado un cierto aire autodestructivo de triunfador oscuro; es decir, todos tendemos a creer que puede ser más divertido tener una noche loca con una “lolita” gótica vestida como una “kogale”, o con un Johnny Depp de manual, que por ejemplo con una chica que lleve la falda a la altura de los tobillos, como Sandy en la película “Grease” , o un Borja Mari” cualquiera con el jersey anudado al cuello,  aunque es cierto que en estos temas nos podemos encontrar tremendas sorpresas, y descubrir que bajo el gesto de mundanidad de los primeros, se pueden esconder vírgenes recalcitrantes que disimulan sus carencias tomando la actitud de un camaleón, o que los segundos bajo toda esa ropa poco atractiva, sean verdaderos fanátic@s de las orgias, la rama más extrema de las ataduras y el sadomasoquismo…

 

Por lo que, como dijo el filósofo chino Lahe Pring Hao, cuando un grupo de 15 personas se presentó en su restaurante/monasterio a las doce y media de la noche: “… ¡Mucho Tarde…  No Pan…!”, que traducido del mandarín antiguo vendría a significar algo así como que a veces cuando se consigue la pareja o la situación adecuada para dedicarse al sexo liberal, no se tiene la disposición requerida, y viceversa.

 

 

Pero no hay que dejarse intimidar por el momento; aun cuando a veces da la sensación de que vivimos en un caos donde en lo único que se piensa es en el sexo, donde las nuevas generaciones se inician cada vez más rápido en él, y donde estamos llegando a una saturación tal de imágenes e información sobre como practicar la poligamia, y como considerar las relaciones como algo banal, todavía quedan personas para las que las relaciones interpersonales intimas, son algo más que un pasatiempo, y que son incapaces de irse a la cama con alguien para hacer algo más que dormir sin sentir algo por él o ella…

 

Claro está, que de este tipo de gente hay que tener en cuenta que aparte de los que están convencidos de su posición, hay otros entre ellos, que mantienen todo este planteamiento filosófico, como una cortina de humo para disimular que no son capaces de aceptar que les gustaría también ser como los sexualmente liberales.

 

Y, no podemos dejar de lado una vez más el tema de las creencias religiosas, podemos encontrarnos con culturas milenarias que consideran el goce carnal como un camino para acceder a un estado de consciencia superior, como la religión hindú, o los cultos Loa, y por otro lado, integrismos varios, tanto musulmanes como católicos, que propugnan que el sexo es algo sucio, que gozar de él está mal, y que solo debe de ser usado con fines reproductivos, y lo que resulta irónicamente divertido, es que en muchas de esas religiones intolerantes, se le da la culpa de los pecados de lujuria, de forma casi unilateral a las mujeres, llegando en casos extremos a mutilarlas incluso los genitales, para que sean incapaces de disfrutar con el sexo, y lo más triste es que mucha gente está convencida de que debería de seguírseles permitiendo que continúen haciéndolo, ya que se trata de “costumbres ancestrales” inherentes a su cultura tradicional…

 

Afortunadamente, el destino parece que tiene un sentido propio del humor, y así, dentro de las religiones más cerradas, de tanto en tanto aparece alguna derivación o secta que parece que toma conciencia propia, e intentando corregir los defectos de la rama original se pasan tres pueblos hacia el lado contrario… como por ejemplo los conocidos como “mormones”, que no dejan de ser protestantes con derecho a poligamia, o los llamados “niños de dios”, quienes en los años 70 escandalizaban al mundo con proclamas tales como “¿Puede una cama ser tu cruz…?” , y cuyas seguidoras, (de las que había bastantes en la zona de Holanda y países limítrofes), tenían una reputación, merecidísima de manejar con soltura técnicas sexuales que harían palidecer de envidia a la más curtida de las “porno-stars”.

 

Por todo lo expresado, nosotros defenderemos siempre el derecho de nuestros seguidores a ser sexualmente libres, o no… y a disfrutar del sexo como y con quien ellos quieran… siempre que sea mínimamente legal, por supuesto.

 

Este sábado, vamos a intentar averiguar, si a nuestros oyentes les interesa el sexo liberal, practican perversiones varias, o son más partidarios de la monogamia y las relaciones convencionales. Y, es probable que a la vista del guion que vamos a seguir, a la gran mayoría de nuestro equipo y audiencia, le sea más factible no dispersarse, y ceñirse al tema del programa… aunque sabiendo cómo somos, aun así, me caben dudas…

 

Hasta ese momento, me iré dejándoos una estrofa de un temazo del desaparecido George Michael:

 

“…I swear I won't tease you / Won't tell you no lies / I don't need no bible / Just look in my eyes / I've waited so long baby / Out in the cold / But I can't take much more girl / I'm losing control / I want your sex / I want your love / I want your sex / I want your, sex, sex...”

 

ESPACIO PUBLICITARIO PATROCINADO POR:

 

 

SI ESTAS TAN “SALID@”, QUE CUANDO VAS A RENOVARTE EL PERMISO DE CONDUCIR, Y EL FUNCIONARIO TE PREGUNTA ¿SEXO?, LE CONTESTAS “, ¡SI POR SUPUESTO!” CON CARA DE ANSIA, QUIZAS DEBERIAS ENTRAR EN NUESTRA PAGINA WEB www.conversacionesconunvampiro.com DESDE LAS 23:00 h. A LAS 01:00 h. (HORA ESPAÑOLA) DEL PROXIMO SABADO NOCHE Y PULSAR EL BOTON DEL ENLACE PARA ESCUCHARNOS… NO TE GARANTIZAMOS QUE SE TE ALIVIE LA SITUACION, PERO CASI PODRIAMOS ASEGURARTE QUE ESCUCHARAS MAS COSAS EXTRAÑAS SOBRE EL SEXO EN DOS HORAS QUE LAS QUE HAS DESCUBIERTO EN TODA TU VIDA.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acceso

Encuentrador

Recomendados

  • Lunagris Fotografía
  • image
  • Pensamientos de una Vampira

Contacta con nosotros

 

Escúchanos desde la zona de incertidumbre los Sábados de 23:00 a 01:00 (hora española)

 

whatsappccuvpeq4

 

CORREO
correo
@
conversacionesconunvampiro.com